martes, 28 de febrero de 2012

Las celebraciones de Persépolis

La celebración de los 2500 años del Imperio Persa consistió en un elaborado conjunto de festividades que tuvieron lugar del 12 al 16 octubre de 1971, con motivo del aniversario de la fundación de la monarquía iraní por Ciro el Grande. Las fiestas se llevaron a cabo en una época que todavía era de progreso, pero estuvieron rodeadas por críticas acerca de los gastos indebidos con fondos que podían haber sido utilizados en otras necesidades del país. Mohammad Reza Shah Pahlavi estaba, sin embargo, decidido a demostrar al mundo lo que había sido Irán y dejar saborear a participantes y espectadores la larga y gloriosa historia de Persia, sus tradiciones y la legendaria majestad de sus emperadores. La leyenda volvió al emperador Darío I, el fundador de Persépolis, la impresionante capital de Persia, con un palacio que capturó la imaginación de muchos. Ciro el Grande había tenido su capital a sólo 45 kilómetros de distancia, en Pasargada, donde fue enterrado.


La magnificencia de las celebraciones de Persépolis estuvo más allá de la descripción y casi más allá de la imaginación, al igual que Persépolis en sí misma. Los preparativos en realidad comenzaron diez años antes y el resultado fueron unos días inolvidables de esplendor y brillo. Su objetivo era claro, desde un punto de vista político: poner en marcha definitivamente a Irán como un miembro activo de la comunidad internacional.

Con la decisión de celebrar las principales festividades en la antigua capital de Persia, cerca de Shiraz, la infraestructura local tuvo que ser mejorada, incluyendo el aeropuerto de Shiraz y una carretera a Persépolis (otros eventos fueron programados para Pasargada, el sitio de la tumba de Ciro el Grande, y Teherán).

Estas grandes mejoras tendría un doble uso: sería de gran ayuda para las celebraciones y podría dar impulso al turismo tanto en la antigua Persépolis, como en la más antigua Pasargada. Persépolis era un sitio favorable para las fiestas desde el punto de vista de la seguridad, ya que estaba aislada y por lo tanto podría ser fuertemente custodiada, una consideración muy importante cuando muchos de los líderes del mundo estarían reunidos allí. Los servicios de seguridad de Irán, SAVAK, mantuvieron en prisión preventiva a cualquiera que se sospechara fuese un alborotador potencial.

La Ciudad de Tiendas de Persépolis

Si el plan original era una gran fiesta con cerca de 30 jefes de Estado, cuando la noticia de la organización del evento se difundió, decenas de embajadas requirieron invitación para sus respectivos países, ampliando el número de huéspedes de una manera dramática. La sensación era, en Irán, que nada podría ir mal en estas celebraciones; era el prestigio del país en riesgo. Famosos por su hospitalidad, los iraníes se dieron cuenta de que sólo algo nunca visto podría impresionar a aquellos que serían invitados y a quienes lo vieran en la televisión y en los informes. La voluntad del sha de hacer surgir a Irán de las cenizas y convertirla en una nación líder del mundo siempre estuvo detrás de la idea de la celebración.

Se determinó que ningún otro lugar que las ruinas de la antigua capital Persépolis podría ser el mejor escenario de las celebraciones principales. Allí, los invitados extranjeros podrían tener un sabor de la antigua Persia y del nuevo Irán. La apertura de las celebraciones tendría lugar en Pasargada, a 45 kilómetros de Persépolis, mientras que Shiraz sería la base para muchos de los invitados y para los periodistas extranjeros. Pero, ¿cómo sería posible la celebración de la fiesta más grande de todos los tiempos en el medio del desierto? Persépolis era solo una magnífica muestra de ruinas únicas, donde una vez hubo un palacio esplendoroso. Ahora había unas ruinas impresionantes y arena, mucha arena.


Había sólo un año para hacer una nueva ciudad en Persépolis, una ciudad para albergar una celebración única, una ciudad única. Un Alto Consejo fue formado por varias gabinetes separados, que tuvieron cuidado de los infinitos detalles de las celebraciones, siendo encabezado por el Ministro de la Corte, Assadollah Alam. La Emperatriz Farah era periódicamente informada del avance de los planes. Después de la decisión de seguir adelante con las fiestas en Persépolis, todo lo demás tenía que suceder rápidamente. Se decidió que la empresa francesa de diseño de interiores Jansen estaría a cargo de la planificación de la nueva ciudad: inspirado en el suntuoso Campo del Paño de Oro del rey Francisco I de Francia, erigido en 1520 para recibir a Enrique VIII de Inglaterra, un campamento de tiendas fabulosamente inigualable se construiría como un verdadero oasis en medio del desierto.

Los mismos hombres que tomarían parte en las festividades, marchando en el gran desfile, fueron los que tuvieron la tarea de construir la Tent City (“Ciudad de Tiendas”) o la Ciudad Dorada, como también fue llamada, en una extensión de 160 acres (0.65 km 2 ). Fueron construidas cincuenta tiendas de campaña de color amarillo y azul (en realidad lujosos apartamentos prefabricados cubiertos con tela tradicional persa), 5 a cada lado de 5 calles que formaban una estrella central (en representación de los cinco continentes), en medio de la cual había una espectacular fuente que se iluminaba por la noche. Una de estas calles llevaba al helipuerto y de allí a la Tienda de Honor, que tenía 34 metros de diámetro. Este era el lugar donde se llevaba a cabo la recepción de los dignatarios y desde allí era posible acceder al largo Banqueting Hall o Sala de Banquetes, una tienda de 68 metros de longitud y 24 metros de ancho.


Un gran número de árboles traídos directamente de Francia fueron plantados en el área alrededor de la Ciudad Dorada, recreando algo de cómo la antigua Persépolis debería haberse visto. El área alrededor de las ruinas fue absuelta de las serpientes y otras alimañas y se diseñaron espectaculares jardines floridos. Cada una de las 50 tiendas de campaña para invitados tenía aire acondicionado y una decoración diferente; medían 3 metros de diámetro por 3 metros de altura y estaban compuestas por una sala de estar, 2 dormitorios, 2 baños y un cuarto de servicio.

Como el departamento a cargo de las cenas de Estado no era en absoluto capaz de producir un banquete de la magnitud requerida, se decidió que un especialista francés tendría el honor y la responsabilidad del servicio de catering de la fiesta. Los organizadores se contactaron con el famoso Chez Maxim’s en París (donde el Shah y la Emperatriz eran clientes frecuentes) y se acordó que allí se crearía el menú de la cena de gala, teniendo que cerrar el restaurante parisino durante 15 días y contratar varias decenas de camareros y chefs altamente calificados para el enorme servicio. En total, alrededor de 160 cocineros, camareros y panaderos estuvieron presentes en Persépolis y el legendario hotelier Max Blouet salió de su retiro para supervisar el banquete.


Entre los detalles más extravagantes de las celebraciones de Persépolis fue la orden de 250 Mercedes-Benz rojos para el transporte de invitados desde y hacia el aeropuerto de Shiraz. El diseñador francés Lanvin fue puesto a cargo de la creación de nuevos uniformes de gala para los miembros de la Casa Imperial, uno de los gastos más criticados, pero, como la mayoría de los demás, ampliamente exagerados. Le fueron requeridos treinta uniformes al fabricante habitual de uniformes de la corte, quien replicó que no tenía el tiempo o las herramientas para crearlos para el gran acontecimiento. Entonces los organizadores ordenaron a Lanvin que los proveyera en tiempo y forma.

Como suele ocurrir, estos detalles (y otros, como el collar de diamantes del perro del emperador Haile Selassie) pintorescos fueron los que captaron la atención internacional y la crítica teatral. Nadie se atrevió a mencionar el proyecto que dio lugar a la apertura de 3200 escuelas el día del inicio de las festividades en Pasargada. Esto fue parte de una campaña que tuvo el objetivo de abrir 2500 escuelas con motivo de las celebraciones: todo aquel que quisiera tener una escuela con su nombre se le pidió que donara $ 4,000. El éxito fue tremendo. Pocos mencionan los enormes esfuerzos culturales del Gobierno iraní en la divulgación de la historia y la cultura persas en todo el mundo, con exposiciones y seminarios que tuvieron lugar en los cinco continentes.

Hubo muchos detalles extravagantes que lograron hacer de Persépolis la más grande celebración jamás organizada. Las tapicerías y cortinas italianas, las magníficas arañas de cristal de Bohemia, la porcelana de Limoges creada specialmente con las armas Pahlavi pintadas en el centro, el servicio de cristal de Baccarat, los dos peluqueros de París con todo su personal y sus herramientas... las miles de botellas de vino, champán y agua, las toneladas de carne y verduras que llegaron a Shiraz desde París y fueron llevados a Persépolis. Mientras tanto, corrían los preparativos para el gran desfile del día siguiente y que sería una revisión de los 2500 años de historia: las autoridades iraníes habían sugerido recrear los antiguos uniformes, las armas y las trompetas, cuyos sonidos habían caído en el olvido durante siglos.

La recepción de invitados

Durante la tarde del día 12 y hasta la tarde del jueves 14 de octubre de 1971, decenas de invitados de todas partes del mundo llegaron desde Teherán al aeropuerto de Shiraz. Para recibir a los jefes de Estado, el Sha y la Shahbanou viajaban desde la Ciudad de Tiendas a Shiraz y participaban en todos los honores militares, algo que se convirtió casi en una constante, dada la cantidad de visitantes ilustres. Los invitados eran llevados luego a través de los 50 km de carretera a Persépolis, una carretera iluminada por dos mil balizas gigantes, a 100 metros de distancia una de otra, impulsadas por la Compañía Nacional de Petróleo Iraní (NIOC).

Al llegar a la Tent City, cuya seguridad estaba fuertemente garantizada por cientos de policías y guardias, los invitados, sin duda, abrirían los ojos de estupor. La exhibición de lujo y buen gusto era inmejorable, en una mezcla del confort moderno con las sublimes tradiciones persas. Aprovechando la oportunidad de revivir un arte casi perdido, tapices tradicionales iraníes que representaban los retratos de los invitados fueron tejidos por viejos artesanos y colgados en los salones de las respectivas tiendas. A su llegada, los invitados tenían un mini bar esperando: una botella de whisky Chivas Regal, una de champagne Möet Chandon, una de vodka, seis de cerveza, agua, refrescos y jugos. Puro lujo y buen gusto para recibir a las personas que estaban acostumbrados a lo mejor.

El ambiente era, sin duda, de gran gala, pero también relajado. Persépolis estaba preparado de una manera tal que los invitados podrían disfrutar y divertirse, en medio de grandes e impresionantes actos oficiales. La realeza y los estadistas de cinco continentes debían disfrutar de las fiestas y la posibilidad de vivir en un mundo totalmente único y sublime durante un par de días. Miembros de familias reales se visitarían unos a otros en sus tiendas durante la noche, para tomar una copa o simplemente para una reunión familiar. Los jefes de Estado se reunirían para hablar en un ambiente relajado acerca de los asuntos más importantes del mundo. Pero, lo más importante, dejaría a Persépolis con la mejor impresión del Imperio de Irán y ese era el objetivo principal de Su Majestad Imperial.


El primer gran evento que reunió a todos los huéspedes oficiales tuvo lugar en la noche del 14 de octubre, en lo que fue también el cumpleaños número 33 de la Shahbanou de Irán. Fue el banquete tal vez más grande jamás ocurrido y difícilmente sea repetido, por varias razones, la primera de las cuales es el hecho de que es extremadamente difícil reunir alrededor de 60 miembros de la realeza mundial y jefes de Estado de los cinco continentes en la misma mesa, literalmente.

La grandeur de la noche era casi indescriptible: la sala de banquetes estaba decorada con yardas de terciopelo azul bordado en oro, formando varios baldaquinos por encima de la mesa principal. Esta era una mesa de inspiración barroca de 57 metros de largo que fue construida en forma de serpentina. De esta manera dramáticamente inusual (que permitió evitar muchos problemas de protocolo), todos los sentados allí serían capaz de mirar la habitación entera sin mucho esfuerzo, mientras que el resto de los presentes en la sala, así como camarógrafos y periodistas, podrían obtener todas las imágenes que quisieran de los invitados más ilustres. Como un elemento importante de la decoración estaba el símbolo del Imperio Persa, el pavo real, que podía verse representado en varios lugares de la habitación.

Por encima del dosel en el centro de la mesa estaba el escudo de armas de los Pahlavi. El Sha tomaría su lugar en la curva a la izquierda del centro, mientras que la Shahbanou ocuparía su lugar en la curva opuesta, a la derecha del centro de la larga e impresionante mesa. Todas las mesas estaban profusamente decoradas en azul y oro, mientras que desde el techo de seda rosa colgaban decenas de magníficas arañas de Bohemia, cada una con docenas de lámparas.

En la Tienda de Honor, en la que los invitados presentaron los respetos a Sus Majestades Imperiales antes de ingresar a la Sala de Banquetes, la decoración era de impresionante damasco rojo tejido en Italia y bordado en oro. Digna de cualquier palacio de Europa, la Tienda de Honor se parecía más a un esplendoroso salón del trono, donde los invitados, con sus títulos anunciados en voz alta, venían a cumplimentar al Shahansah, “Rey de Reyes”, el sucesor de Ciro el Grande. Sonaba Mozart y Schubert interpretados por una orquesta desde una galería, mientras que los reyes y presidentes estrechaban sus manos y las damas hacían una reverencia profunda, llevando sus más brillantes vestidos de gala ellas y sus condecoraciones sobre el esmoquin ellos.

Al final de los saludos, el Sha, con su uniforme de Comandante de las Fuerzas Armadas y usando el collar y la cinta de la Nishan-i-Pahlavi, la Orden de Pahlavi, escoltó a la Sala de Banquetes a Su Majestad la Reina de Dinamarca. La Shahbanou, con un fantástico vestido bordado en plata (diseñado, tejido y cortado por mujeres iraníes, como todos los trajes que lució durante las celebraciones) y la banda azul de la Nishan-i-Aryamehr, la Orden de la Luz de los Arios, fue dirigida por Su Majestad Imperial el Emperador de Etiopía. Ellos fueron seguidos por todos los invitados reales y oficiales.

La lista de invitados

Isabel II había sido advertida para no asistir, atendiendo a la seguridad como un problema (el Duque de Edimburgo y de la princesa Ana fueron en su lugar). Otros líderes importantes que no asistieron fueron Richard Nixon y Georges Pompidou. Nixon había previsto inicialmente asistir, pero más tarde cambió de parecer y envió a Spiro Agnew en su lugar.

Algunos de los invitados fueron:

El emperador Haile Selassie de Etiopía
El rey Federico IX y la reina Ingrid de Dinamarca
El rey Balduino I y la reina Fabiola de Bélgica
El rey Hussein y la Princesa Muna de Jordania
El rey Mahendra y la reina Ratna de Nepal
El rey Olav V de Noruega
El emir Isa ibn Salman Al Khalifa de Bahrein
El rey Constantino II y la reina Ana María de Grecia
El Sultán Qaboos de Omán
El príncipe Abdul Wali Khan y la princesa Bilqis Begum de Afganistán
El rey Moshoeshoe II de Lesotho
Yang di-Pertuan Agong Tunku Abdul Halim de Malasia
El emir Zayed bin Sultan Al Nahyan de los Emiratos Árabes Unidos
El príncipe Franz Josef II y la princesa Georgina de Liechtenstein
El príncipe Rainiero III y la princesa Grace de Mónaco
El Gran Duque Juan y la Gran Duquesa Josefina Carlota de Luxemburgo
El príncipe Bernhard de los Países Bajos
El príncipe Felipe, duque de Edimburgo y la princesa Ana del Reino Unido
La princesa Salimah Aga Khan
El príncipe heredero Carlos Gustavo de Suecia
El príncipe Juan Carlos y la princesa Sofía de España
El príncipe Víctor Manuel y la princesa Marina de Italia
El príncipe Mikasa y la princesa Yuriko de Japón
El príncipe Bhanubandhu Yugala de Tailandia
El príncipe Moulay Abdallah y la princesa Lamia de Marruecos
El príncipe Makhosini de Suazilandia


El presidente Josip Broz Tito y su esposa Jovanka Broz de Yugoslavia
El presidente Nikolai Podgorny de la Unión Soviética
El presidente Franz Jonas de Austria
El presidente Todor Zhivkov de Bulgaria
El presidente Emílio Garrastazu Médici de Brasil
El presidente Urho Kekkonen de Finlandia
El presidente Cevdet Sunay de Turquía
El presidente Pal Losonczi de Hungría
El presidente Ludvík Svoboda de Checoslovaquia
El presidente Yahya Khan de Pakistán
El presidente Suleiman Franjieh del Líbano
El presidente Jacobus Johannes Fouché de Sudáfrica
El presidente Leopold Sedar Senghor de Senegal
El presidente VV Giri de India
El presidente Moktar Ould Daddah de Mauritania
El presidente Hubert Maga de Dahomey
El presidente Nicolae Ceausescu y su esposa y viceprimer ministro Elena Ceausescu de Rumania
El presidente Joseph Mobutu de Zaire
El presidente Rudolf Gnägi de Suiza
El primer ministro Jacques Chaban-Delmas de Francia
El primer ministro Kim Jong-pil de Corea del Sur
El primer ministro Emilio Colombo de Italia
El vicepresidente Mieczysław Klimaszewski de Polonia
El vicepresidente Spiro Agnew, de los Estados Unidos
El presidente Kai-Uwe von Hassel del Bundestag de la República Federal de Alemania
El mnistro de Relaciones Exteriores de Portugal, Rui Patricio
La primera dama Imelda Marcos de Filipinas
El gobernador general Roland Michener de Canadá
El gobernador general Sir Paul Hasluck de Australia


El banquete

Jaime Peñafiel, el columnista español y corresponsal de la revista de sociedad ¡Hola! en las celebraciones, dijo, treinta años después, para describir el gran banquete en la Tent City: "Fue, sin duda, la fiesta más fabulosa que he asistido nunca. Ese banquete fue la expresión del lujo más absoluto, así como también del refinamiento más completo. Fue la más grande de todas las fiestas del siglo y es muy posible que ninguna similar se organice otra vez." Seiscientos invitados cenarían más de cinco horas y media, lo que convierte el banquete oficial en el más largo y lujoso de la historia moderna, como se registra en las sucesivas ediciones del Libro Guinness de los Récords.

Como se señalaba antes, el menú fue preparado por Maxim’s de París. La cena comenzó con huevos de codorniz rellenos de caviar iraní (extraído de los esturiones del mar Caspio), con vino Château de Saran, continuó con mousse de cangrejo de río, acompañado por Château Haut-Brion Blanc 1969, cordero asado con trufas y un Château Lafitte Rothschild 1945 y un sorbete de champán (1911 Möet). Símbolo de la monarquía iraní, el pavo real también estaba en el menú: pavo asado relleno de foie gras, acompañado con Musigny Comte de Vogue 1945 en magnum. Al sonido de las piezas de Mozart y de Schubert, la comida finalizó con anillo de higos frescos glaseados al oporto con sorbete de frambuesa. El café estuvo acompañado por Cognac Prince Eugène (de chez Maxim) y, para los brindis, champán Dom Perignon Rose 1959 (Möet Chandon).


Durante la cena, sentado entre la Reina Ingrid de Dinamarca y la Reina Fabiola de Bélgica, el Sha, en su dignidad y esplendor militar, se levantó para hacer un breve discurso, en el que destacó la presencia de tantos Jefes de Estado en la tierra de Ciro, Darío y Jerjes. Después llegó la hora de un espectacular son et lumière show en el exterior, donde las temperaturas habían caído drásticamente.

La muestra fue, por todos los medios, verdaderamente grandiosa. Mantas se habían proporcionado para que las bajas temperaturas no afectaran demasiado a las personas potencialmente frágiles (como el viejo emperador de Etiopía). Al final ocurrió lo inesperado: estaba previsto un magnífico castillo de fuegos artificiales que irrumpiría en los cielos de Persépolis acompañado por una pieza musical electrónica especialmente encargada a Iannis Xenakis. No pasó nada.

Recordando los acontecimientos de Persépolis que había ayudado a organizar, el Sr. Abdolreza Ansari, dijo, treinta años después: "Incluso los mejores planes pueden salir mal. Cuando el son et lumière show terminó, las luces se apagaron y quedamos a oscuras durante unos 3-4 minutos. Entonces, de repente, una explosión. Una fantástica exhibición de fuegos artificiales iluminó el cielo enviando escalofríos a unas pocas personas que pensaron que era un ataque terrorista. Bueno, esto se prolongó durante unos minutos y aún las luces no se encendían. En este punto, todo el mundo se preocupó. Corrí rápidamente a la sala de control, mientras que los fuegos artificiales explotaban por encima de mí. El hombre responsable de las luces era un trabajador común y corriente. Estaba de pie fuera de su habitación tan abrumado por el espectáculo que se había olvidado de cambiar de nuevo las luces. Bueno, tuve que arreglarlo".


Los fuegos artificiales fueron un final espectacular para una noche única. En un estado de ánimo radiante, todos los invitados siguieron a sus anfitriones de vuelta a las tiendas, donde la noche llegó a su fin entre relajados tête-à-têtes. Fue, sobre todo, el reconocimiento de la inmensa labor e inestimable que el Sha había hecho por Irán en la década anterior.

Al día siguiente hubo un desfile de los ejércitos de los diferentes imperios iraníes que abarcaban dos milenios y medio, a cargo de 1.724 hombres de las fuerzas armadas de Irán, todos con trajes de época. Por la noche, una menos formal "tradicional fiesta persa" se llevó a cabo en el Salón de Banquetes como acto de clausura de los eventos de Persépolis. En el último día, el Sha inauguró en Teherán la Torre Shahyad (más tarde rebautizada como Torre Azadi después de revolución iraní) para conmemorar el evento. La torre era también sede del Museo de Historia Persa y allí se muestra el Cilindro de Ciro, que el Sha promovió como "la primera carta de derechos humanos en la historia". Como el cilindro era también el símbolo oficial de las celebraciones, el primer discurso del Sha en la tumba de Ciro elogió la libertad que había proclamado, dos milenios y medio antes. Los festejos concluyeron con el Sha homenajeando a su padre, Reza Shah Pahlavi, en su mausoleo.


Las festividades reunieron a los gobernantes de dos de las más antiguas monarquías existentes, el Sha de Irán y el Emperador de Etiopía. A finales de la década, ambas monarquías habían dejado de existir. Orson Welles dijo entonces: "Esta no fue la fiesta del año, fue la celebración de 25 siglos!"

Crítica

En retrospectiva, el evento puede ser considerado como el canto del cisne de la monarquía iraní. Se puede decir que fue el más notable acontecimiento social internacional del siglo XX involucrando realeza y jefes de estado. Los festejos fueron criticados por su prodigalidad y se opinó que el dinero podría haber sido mejor gastado para la prestación de servicios sociales. Estas críticas fueron expresadas en la prensa occidental y por el radical Khomeini en el exilio y sus seguidores -Khomeini lo llamó el "Festival del Diablo." Se dijo los gastos llegaron a los $ 200 millones, mientras que el Ministerio de la Corte fijó el costo en $ 17 millones de dólares.

Treinta años después, uno de los organizadores del evento, el Sr. Ansari, dijo acerca de los costos: "Ciento sesenta millones de tomans, que era alrededor de $ 22 millones de dólares en esos días. Un tercio del dinero fue recaudado por los industriales iraníes para pagar por todas las festividades. Otro tercio fue con cargo al presupuesto del Ministerio de la Corte para pagar por la Tent City. El resto del dinero provino del presupuesto original bajo el senador Amir Homayoun, el cual había invertido en 1960 y fue para la construcción de la torre Shahyad. Los fondos restantes por valor de 1,6 millones de dólares fueron, por orden de Su Majestad, destinados a la construcción permanente de una mezquita en Qom, que al terminarse iba a recibir el nombre del fallecido Ayatollah Boroujerdi, el líder chiíta más prominente en el mundo."


La cifra real es difícil de calcular con exactitud y es un asunto partidista. Los defensores de las actividades señalaron otros beneficios tales como la apertura de 3.200 escuelas, mejoras en infraestructura turística y el efecto positivo en las relaciones públicas internacionales de Irán. El caso fue denunciado oficialmente después de la revolución iraní.

Críticos del régimen afirmaron que el evento destacó la pérdida de contacto de Mohammed Reza Shah con el público en general, que el Sha era demasiado laico, no islámico y occidentalizado y que su huida del papel del Islam en Irán alienó a la población desde el régimen, la que comenzó a ver el Sha como un títere de Occidente, tratando de impresionarlo y cortejándolo occidentalizando Irán. El costo del evento añadió la impresión de que el régimen era autoritario y no se preocupaba por su pueblo.

Los partidarios del régimen, por su parte, sostienen que es bastante extraño que la tumba del más duro crítico de las celebraciones, el Ayatollah Khomeini, que logró derrocar al Shah, le costaría a Irán cinco veces más que las celebraciones. Y numerosos ejemplos occidentales podrían ser dados como dinero gastado sin un objetivo digno de mención. Por lo menos el dinero gastado en Persépolis tuvo un propósito: proporcionar la entrada de Irán de nuevo a la escena mundial como una nación vital y la gestión de inversiones necesarias para el desarrollo de la economía iraní.
La Torre Shahyad, en Teherán, sede del Museo de Historia Persa

domingo, 26 de febrero de 2012

El Trono del Pavo Real

El Trono del Pavo Real, llamado Takht-e Tâvus en persa, es el nombre dado originalmente a un trono mogol de la India, que posteriormente fue adoptado y utilizado para describir los tronos de los emperadores persas desde Nader Shah Afshari y erróneamente a Mohammad Reza Shah Pahlavi (cuyo trono era una reconstrucción del trono aqueménida).

Historia

El nombre proviene de la forma de un trono, con las figuras de dos pavos reales de pie detrás de él, sus colas expandidas y todo incrustado de zafiros, rubíes, esmeraldas, perlas y otras piedras preciosas de colores apropiados para representar vida. Esta pieza fue creada para el Shah Jahan, padisha mogol del Subcontinente Indio en el siglo XVII, y estaba en el Diwan-i-Am, su sala de audiencias públicas de la capital imperial, Delhi. Shah Jahan había colocado en este trono el famoso diamante Koh-i-noor, de 105 quilates (hoy en poder de la Corona Británica). El joyero francés Tavernier, que vio Delhi en 1665, describió el trono como de forma de una cama (un "takhteh" o plataforma), 6 pies por 4 pies, apoyado por cuatro patas de oro, de 20 a 25 pulgadas de alto desde las barras, encima de las cuales se levantaban doce columnas para soportar el baldaquín; las barras estaban decoradas con cruces de rubíes y esmeraldas, también diamantes y perlas. En total había 108 grandes rubíes en el trono y 116 esmeraldas, pero muchas de éstas tenían defectos. Las doce columnas estabandecoradas con hileras de espléndidas perlas y Tavernier consideraba que ésta era la parte más valiosa del trono. Las estimaciones de su valor variaban entre 40 millones de rupias (Bernier) y 100 millones de rupias (Tavernier).


Otra pintura de Sha Jahan en el Trono del Pavo Real


Según un artículo publicado por el Sunday Tribune: Fue, en consecuencia, que ordenó que, además de las joyas de la joyería imperial, rubíes, granates, diamantes, ricas perlas y esmeraldas, todo pesando 230 kg, debían ser llevados a la inspección del emperador y entregados a Bebadal Khan, el superintendente del departamento de orfebrería. También debería dársele 1.150 kg de oro puro... El trono iba a ser de tres metros de longitud, dos metros y medio de ancho y cinco de altura y se iba a confeccionar con las joyas antes mencionadas. El exterior del baldaquín iba a ser esmaltado con gemas ocasionales, el interior iba a ser confeccionado con rubíes, granates y otras joyas e iba a ser apoyado por 12 columnas de esmeraldas. En la parte superior de cada columna tenía que haber dos pavos reales, profusamente cubiertos con gemas y, entre cada uno, un árbol hecho con rubíes y diamantes, esmeraldas y perlas." De los 11 huecos de piedras preciosas formados a su alrededor para cojines, el del medio era para el asiento del emperador. Entre los diamantes históricos que lo adornan estaban el famoso Kohinoor (186 quilates), el Shah Akbar (95 quilates), el Shah (88,77 quilates), el Jehangir (83 quilates) y el segundo rubí espinel más grande del mundo, el rubí Timur (283 quilates). Un poema de 20 versos por el laureado poeta mogol Qudsi alabando al emperador en letras de esmeralda fue incorporado en el trono. El 12 de marzo de 1635, el emperador Shah Jahan ascendió por primera vez al recién terminado Trono del Pavo Real. El joyero y viajero francés, Jean Baptiste Tavernier, que tuvo la oportunidad de examinar el trono de cerca, confirma la descripción del cronista de la corte. Su lugar en los dos palacios-fortaleza de Delhi y Agra era por lo general en el Salón de la Audiencia Privada conocida como Diwan-I-Khas, aunque se mantuvo en la Sala de Audiencia Pública conocida como el Diwan-i-Am cuando se esperaba una mayor asistencia.

El Emperador Awrangzib (1658-1707) recibe a su hijo, el Príncipe Mu'azzam. El poder y la riqueza mogol y por lo tanto, el mecenazgo artístico y la producción alcanzaron su punto máximo durante los reinados de Akbar, Jahangir, Shah Jahan y Awrangzib. Luego, en 1739, Nadir Shah saqueó Delhi, llevando de nuevo a Irán de las riquezas de los mogoles, su biblioteca, sus tesoros e incluso el legendario Trono del Pavo Real. Más que nada, esto fue un golpe psicológico devastador del cual nunca se recuperaron.


Nader Shah, emperador de Persia entre 1736 y 1747, invadió el imperio mogol en 1738 y regresó a Persia en 1739 con el Trono del Pavo Real original, así como muchos otros invaluables tesoros indios tomados del emperador mogol Muhammad Shah. Después de que Nader Shah fuera asesinado en 1747, el Trono del Pavo Real original desapareció de los registros, robado o desmantelado en el caos que sobrevino. Los rumores se generaron alegando que el trono le fue dado al sultán otomano. Sin embargo, posteriores tronos iraníes fueron referidos erróneamente como Tronos del Pavo Real, aunque se asemejaban a una silla en lugar de una plataforma. Un ejemplo es el Trono de Naderi, construido en 1812 para Fath Ali Shah Qajar. Otro trono iraní, construido en 1836 para Mohammad Shah Qajar, tiene de hecho forma de plataforma y escalones que misteriosamente se asemeja a las pinturas mogoles indias del Trono del Pavo Real original y puede incorporar partes del trono original. Este trono, sin embargo, era conocido como el Takht-i Khurshid o el "Trono del Sol" (después de que un disco de sol radiante fuera colocado a la cabecera). Con el tiempo, este trono ha llegado a expropiar el nombre del legendario Trono del Pavo Real, aunque sólo los escalones y algunas partes no especificadas pueden pertenecer al trono original.


Aunque los Qajar se referían a su trono como el del Pavo Real, el trono Pahlavi era una reconstrucción del trono aqueménida. Desde entonces, el término “Trono del Pavo Real” siempre ha sido mal usado para referirse al trono de la monarquía Pahlavi.


El Trono del Sol, de la dinastía Pahlavi, cuando se hallaba en el Palacio Golestán


El uso retórico


Dependiendo del contexto, el Trono del Pavo Real puede ser interpretado como una metonimia, que es un recurso retórico para una alusión dependiendo de la proximidad o su correspondencia, como por ejemplo, refiriéndose a las acciones del gobernante mogol o del sha, o como "acciones del trono". El trono se entiende también como una sinécdoque, que está relacionada con la metonimia y la metáfora en la que sugiere un juego de palabras mediante la identificación de una concepción estrechamente relacionada, por ejemplo:

*refiriéndose a una parte con el nombre del conjunto, como "el trono" para el proceso místico de transferencia de la autoridad monárquica: "El triste ejemplo de su propia historia familiar, tarde o temprano llevarían a Dara y Shuja y Aurangzeb y Murad a pelear por el Trono del Pavo Real con furia desesperada".
*refiriéndose a la totalidad con el nombre de una parte, como "el trono" para los símbolos seriales y las ceremonias de entronización.
*refiriéndose a lo general con lo específico, como "el trono" para la realeza.
*refiriéndose a lo específico con lo general, tales como "el trono" para el reino truncado de Mohammad Reza Pahlavi, o igualmente para el ámbito de los mogoles o de la monarquía persa.




El Salón del Trono del Palacio Golestán (Teherán)


Trono de Naderi


El Trono de Naderi es un trono esmaltado y cubierto de gemas confeccionado durante la era de la dinastía Qajar. No tiene ninguna relación con Nader Shah (1688-1698), pero sí con la palabra persa 'nader', que significa "raro" o "único" en esa lengua. El trono fue realizado por orden de Fat'h Ali Shah Qajar (1772-1834) y se ve en muchas pinturas de su época.


La pieza se puede desmontar en 12 secciones diferentes ya que fue pensado para ser portátil, para llevarlo consigo cuando el sha se trasladaba a sus residencias de verano. Está hecho de madera, cubierto de oro y con incrustaciones de piedras. Entre las 26.733 joyas que cubren el trono, hay cuatro randes espinelas en el respaldo (la mayor de 65 quilates) y cuatro esmeraldas más grandes aún, la mayor de las cuales tiene un peso aproximado de 225 quilates. El rubí más grande pesa 35 quilates. Los versos que aparecen escritos sobre el trono se atribuyen a Fathali Shah. Diarios escritos por viajeros que visitaron la corte de Fathali Shah en aquella época mencionan también un trono como éste, aunque pudo haber sido renovado por Naser al-Din Shah Qajar. Los diseños que se pueden verse en el trono incluyen una cola de pavo real en el respaldo, patos, dragones, hojas y ramas de árbol. Un león no domesticado descansa en el panel frontal del estrado.

El Trono Naderi en el Salón del Trono del Palacio Golestán





Mohammad Reza Shah Pahlavi el día de su coronación



Las Joyas de la Corona


Las Joyas de la Corona Imperial de Irán incluyen, además de los tronos, varias elaboradas coronas, treinta tiaras, numerosos aigrettes, una docena de enjoyadas espadas y escudos, un gran número de piedras preciosas no definidas, platos y otros servicios de comedor hechos en metales preciosos y con incrustaciones de gemas y otros artículos más inusuales (como un globo de piedras preciosas) coleccionados por la monarquía iraní en sus 2.500 años de existencia. La colección se encuentra en la Tesorería de Joyas Nacionales (el nombre oficial), pero se conoce coloquialmente como el Museo de Joyas. Está situado en el interior del Banco Central de la República Islámica de Irán en Teherán. Estas piezas constituyen la mayor colección de joyería en el mundo.


La mayoría de los objetos que están hoy en la colección fue adquirida por la dinastía Safávida, que gobernó Irán desde 1502 hasta 1736. Los afganos invadieron Irán en 1719 y saquearon la entonces capital de Ispahán, llevándose las joyas de la corona iraní como botín. En 1729, sin embargo, después de una lucha interna de casi una década, Nader Shah Afshar expulsó con éxito a los afganos de Irán. En 1738, el Sha lanzó su propia campaña contra el territorio afgano y, después de tomar y atacar las ciudades de Kandahar y Kabul, así como varios principados del norte de la India y la ciudad de Delhi, regresó victorioso a Irán con lo que quedaba de las joyas de la corona saqueada, así como varios otros objetos preciosos que hoyse encuentran en Tesoro iraní. Entre ellos varios tronos pesadamente incrustados de joyas y numerosos diamantes, esmeraldas, rubíes, zafiros y otras gemas. Cuatro de las adquisiciones más destacadas de esta conquista fueron los diamantes Koh-i-Noor (“Montaña de Luz”) y Darya-i-Noor (“Océano de Luz”) -ambos originarios de la India y aún hoy entre los más grandes del mundo-, el Trono del Pavo Real y la Espinela Samaria.


La Corona Pahlavi


El diamante rosado Darya-i-Noor



Reza Shah con el Darya-i-Noor en su sombrero militar



La Espada de Coronación



La Corona Kiani


Uso moderno


La joyas de la corona fueron utilizadas por última vez por la dinastía Pahlavi, la última en gobernar Irán. El esplendor de la colección llegó a conocimiento del mundo occidental en gran medida a través de Mohammad Reza Pahlavi y su tercera consorte, la Emperatriz Farah, quienes no escatimaban su uso durante las ceremonias oficiales y las visitas de Estado.


Estas piezas son consideradas tan valiosas que todavía se utilizan como una reserva para respaldar la moneda iraní (y han sido utilizadas de esta manera por varios gobiernos sucesivos). En 1937, durante el reinado de Reza Shah Pahlavi, la propiedad del tesoro imperial se trasladó al Estado. Las joyas fueron colocadas en las bóvedas del Banco Nacional de Irán, en donde fueron utilizadas como garantía para fortalecer la capacidad financiera de la institución y para respaldar el sistema monetario nacional. Esta importante función económica es quizás una razón por la cual estas joyas, símbolos innegables del pasado monárquico de Irán, se han mantenido por la actual República Islámica.

Exhibición pública


Debido a su gran valor e importancia económica, las joyas de la corona iraní fueron durante siglos mantenidas lejos de la vista del público, en las bóvedas del tesoro imperial. Sin embargo, como el primer sha Pahlavi había transferido la propiedad de las joyas de la corona al estado, su hijo, Mohamed Reza, decretó que las más espectaculares de las piezas debían ser puestas en exhibición pública en el Banco Central de Irán.


Cuando la revolución iraní derrocó a la dinastía Pahlavi en 1979, se temió que, en el caos, las joyas de la corona fueran robadas o vendidas por los revolucionarios. Aunque, de hecho, algunos artículos más pequeños fueron robados y pasados de contrabando por las fronteras de Irán, la mayor parte de la colección se mantuvo intacta. Esto se hizo evidente cuando el gobierno revolucionario, bajo la presidencia de Hashemi Rafsanyani, volvió a abrir al público la exposición permanente de las joyas de la corona en la década de 1990. Ellas permanecen en exhibición pública hasta hoy.



Las Joyas de la Emperatriz, parte de la Corona Iraní

jueves, 23 de febrero de 2012

La Dinastía Pahlavi

La dinastía Pahlavi (en persa, دودمان پهلوی) comprende dos monarcas iraníes reinantes y su descendencia, padre e hijo Reza Shah Pahlavi, que reinó entre 1925 y 1941 y Mohammad Reza Shah Pahlavi, que reinó entre 1941 y 1979.

Los Pahlavi llegaron al poder después de que Ahmad Shah Qajar, el último gobernante de la dinastía Qajar, fuera incapaz de detener la invasión británica y soviética a la soberanía iraní y, al ser derrocado en un golpe militar, abdicó su trono y se fue al exilio en Francia. La Asamblea Nacional, conocida como Majlis, convocada como una asamblea constituyente el 12 de diciembre de 1925, depuso al joven Ahmad Shah Qajar y declaró a Reza Shah como el nuevo monarca del Estado Imperial de Persia. En 1935, Reza Shah instruyó a las embajadas extranjeras para que llamaran a Persia por su antiguo nombre persa, Irán.


La dinastía Pahlavi fue, asimismo, derrocada en 1979 cuando el hijo de Reza Shah, Mohammad Reza, fue forzado al exilio por una revolución islámica encabezada por Ruhollah Khomeini.


Establecimiento


En 1921, Reza Khan, un oficial de la Brigada Persa de Cosacos de Irán, utilizó sus tropas para apoyar el exitoso golpe de Estado contra el gobierno de la dinastía Qajar. A lo largo de cuatro años se había instaurado como la persona más poderosa en el país por la supresión de las rebeliones y el establecimiento del orden. En 1925, una asamblea especialmente convocada depuso a Ahmad Shah Qajar, el último monarca Qajar, y nombró a Reza Khan, quien antes había adoptado el apellido Pahlavi, como el nuevo sha.


Reza Shah tenía ambiciosos planes para la modernización de Irán. Estos planes incluían el desarrollo de industrias de gran escala, implementando importantes proyectos de infraestructura, construyendo un sistema ferroviario a través del país, estableciendo un sistema nacional de educación pública, reformando el poder judicial, y mejorando el cuidado de la salud. Él creía que un fuerte gobierno centralizado gestionado por personal educado podría llevar a cabo sus planes.



El fundador de la dinastía: Reza Shah


El nuevo sha envió a cientos de iraníes, entre ellos su hijo, a Europa para su formación. Durante 16 años, desde 1925 a 1941, numerosos proyectos de desarrollo de Reza Shah de Irán transformaron a Irán en un país urbanizado. La educación pública progresó rápidamente y se desarrollaron nuevas clases sociales, una clase media profesional y una clase obrera industrial.


Por mediados de 1930 un fuerte gobierno secular de Reza Shah causó descontento entre algunos grupos, en particular, el clero, que se oponía a sus reformas. En 1935, Reza Pahlavi emitió un decreto pidiendo a los delegados extranjeros a utilizar el término Irán en la correspondencia formal, de acuerdo con el hecho de que "Persia" era un término usado por los pueblos occidentales para el país "Irán" en persa. Después de que algunos eruditos protestaron, su sucesor, Mohammad Reza Pahlavi, anunció en 1959 que tanto Persia como Irán eran aceptables y podrían ser utilizados indistintamente.


Reza Shah trató de evitar involucrarse con Gran Bretaña y la Unión Soviética. Aunque muchos de sus proyectos de desarrollo requerían conocimientos técnicos extranjeros, evitó la adjudicación de contratos a las empresas británicas y soviéticas. Aunque Gran Bretaña, siendo propietaria de la Anglo-Iranian Oil Company, controlaba todos los recursos petrolíferos de Irán, Reza Shah prefirió obtener la asistencia técnica de Alemania, Francia, Italia y otros países europeos. Esto creó problemas a Irán después de 1939, cuando Alemania y Gran Bretaña se convirtieron en enemigos en la Segunda Guerra Mundial. Reza Shah proclamó a Irán como un país neutral, pero Gran Bretaña insistía en que los ingenieros y técnicos alemanes en Irán eran espías con misiones para sabotear las instalaciones petroleras británicas en el suroeste de Irán. Gran Bretaña exigió que Irán expulsara a todos los ciudadanos alemanes, pero Reza Shah se negó, alegando que esto tendría impactos negativos en sus proyectos de desarrollo.


Reza Shah Pahlavi (de capa) visita Turquía: 1930


Segunda Guerra Mundial


Tras la invasión alemana de la Unión Soviética en junio de 1941, Gran Bretaña y la Unión Soviética se convirtieron en aliados. Ambos países vieron el recién inaugurado Ferrocarril Trans-iraní como una ruta atractiva para el transporte de suministros desde el Golfo Pérsico a la Unión Soviética. En agosto de 1941, debido a Reza Shah se negó a expulsar a los ciudadanos alemanes, Gran Bretaña y la Unión Soviética invadieron Irán, arrestaron al Sha y lo enviaron al exilio, tomando el control de las comunicaciones y el ferrocarril de Irán. En 1942, Estados Unidos, un aliado de Gran Bretaña y de la URSS durante la guerra, envió una fuerza militar a Irán para ayudar a mantener y operar las secciones de la vía férrea. Durante los próximos meses, los tres países tomaron el control de los recursos petroleros de Irán y se aseguraron un corredor de suministro para sí mismos. El régimen de Reza Shah se derrumbó, y las autoridades estadounidenses, británicas y soviéticas limitaron los poderes del gobierno que quedaba. Permitieron al hijo de Reza Shah, Mohamed Reza Pahlevi, que accediera al trono.


En enero de 1942 firmaron un acuerdo con Irán para que respetar la independencia de aquel país y retirar sus tropas dentro de los seis meses posteriores al final de la guerra. En 1943, en la Conferencia de Teherán, Estados Unidos reafirmó este compromiso. En 1945, la URSS se negó a anunciar un tiempo para salir de las provincias del noroeste de Irán, Azerbaiyán Oriental y Azerbaiyán Occidental, donde los soviéticos, apoyados por los movimientos autonomistas, se habían desarrollado. En ese momento, el Partido Tudeh de Irán un partido comunista que ya era influyente y tenía representación parlamentaria, se estaba convirtiendo cada vez más militante, especialmente en el Norte. Éste promovió acciones desde el lado del gobierno, incluyendo intentos de las fuerzas armadas iraníes para restaurar el orden en las provincias del norte. Si bien la sede Tudeh en Teherán fue ocupada y la sucursal de Isfahan aplastada, las tropas soviéticas presentes en las regiones del norte del país impidieron que las fuerzas iraníes entraran. Así, a finales del otoño de 1945, el norte estaba virtualmente controlado por el Tudeh y sus afiliados.



El sha y el príncipe heredero, Mohammad Reza, en septiembre de 1941, pocos días antes de la abdicación de Reza Shah.


La Unión Soviética retiró sus tropas en mayo de 1946, pero las tensiones continuaron durante varios meses. Este episodio fue uno de los eventos precipitantes de la incipiente Guerra Fría, la rivalidad de posguerra entre Estados Unidos y sus aliados por un lado y la Unión Soviética y sus aliados por otro.


El sistema político de Irán se hizo cada vez más abierto. Los partidos políticos se desarrollaron y en 1944 la elección Majlis fue la primera elección verdaderamente competitiva en más de 20 años. La influencia extranjera seguía siendo un tema muy sensible para todas las partes. La Anglo-Iranian Oil Company (AIOC), que era propiedad del gobierno británico, continuaba produciendo y comercializando el petróleo iraní. A principios de 1930 algunos iraníes comenzaron a abogar por la nacionalización de los campos petroleros del país. Después de 1946 esto se convirtió en un movimiento político cada vez más popular.


La Guerra Fría


Mohammad Reza Pahlavi reemplazó a su padre en el trono el 16 de septiembre de 1941. Este sha quería continuar con las políticas de reforma de su padre, pero un concurso por el control del gobierno pronto estalló entre él y un político más profesional, el nacionalista Mohammad Mosaddegh.


A pesar de su promesa de actuar como un monarca constitucional que sería ceder ante el poder del gobierno parlamentario, Mohamed Reza Pahlavi cada vez se involucró en los asuntos gubernamentales. Se concentró en revivir el ejército y garantizar que éste permanecería bajo el control real como base del poder principal de la monarquía. En 1949 un intento de asesinato contra el monarca, atribuido al partido pro-soviético Tudeh, dio lugar a la prohibición de ese partido y la expansión de los poderes constitucionales del Sha.



Medallón conmemorativo de la boda de Mohammad Reza Pahlavi, príncipe heredero de Irán, con la Princesa Fawzia de Egipto (marzo de 1939).

En 1951, el Majlis (Parlamento de Irán) llamó a Mohammad Mossadegh como nuevo primer ministro por una votación de 79-12 y éste poco después nacionalizó la industria petrolera de propiedad británica. Mossadegh fue rechazado por el sha, que temía un embargo de petróleo resultante impuesto por Occidente que dejaría a Irán en la ruina económica. El sha huyó de Irán, pero regresó cuando el Reino Unido y Estados Unidos organizaron un golpe contra Mossadegh en agosto de 1953. Mossadegh fue detenido por fuerzas del ejército pro-sha.

En el contexto de la crisis regional y la Guerra Fría, el sha se estableció como un aliado indispensable de Occidente. En el plano interno, abogó por las políticas de reforma, culminando en el programa de 1963 conocido como la Revolución Blanca, que incluía la reforma agraria, la extensión del derecho de voto a las mujeres y la eliminación del analfabetismo. Grandes planes para construir la infraestructura de Irán se llevaron a cabo, una nueva clase media comenzó a florecer y, en menos de dos décadas, Irán se convirtió en la indiscutible gran potencia económica y militar del Oriente Medio.


Sin embargo, estas medidas y la creciente arbitrariedad del régimen de Mohammad Reza provocaron a los líderes religiosos, quienes temían perder su autoridad tradicional, y a los intelectuales en busca de reformas democráticas. Estos opositores criticaron el sha por sus reformas o por violación de la Constitución, que colocaba límites al poder real y establecía un gobierno representativo.


Portada de la revista Paris Match, del 14 de octubre de 1961, con el Shah y la Shahbanu (su tercera esposa) en fastuoso atavío.


Mohammad Reza se consideraba heredero de los reyes del antiguo Irán y en 1971 fue anfitrión de una hiperbólica celebración por los 2.500 años de la monarquía persa. En 1976 el monarca reemplazó el calendario (año 1355) con un calendario "Imperial" (año 2535), que comenzaba con la fundación del Imperio Persa más de 25 siglos antes. Estas acciones fueron vistas como anti-islámicas y resultaron en más oposición religiosa por parte del clero.


El colapso de la dinastía


El gobierno del Shah suprimió a sus oponentes con la ayuda de la policía secreta iraní para la seguridad y la inteligencia, la SAVAK. Tales opositores incluían miembros del Partido Comunista Tudeh.


A mediados de los años 1970, basándose en el aumento de los ingresos del petróleo, el sha inició una serie de planes aún más ambiciosos y más audaces para el progreso de su país y la marcha hacia la "Revolución Blanca". Sin embargo, sus avances socio-económicos irritaban cada vez más al clero. Los líderes islámicos, en particular, el clérigo exiliado ayatollah Ruhollah Khomeini, fueron capaces de enfocar este descontento con una ideología ligada a los principios islámicos que exigían el derrocamiento del sha y el regreso a las tradiciones islámicas, llamados la Revolución Islámica. El gobierno del sha se derrumbó después de los levantamientos generalizados en 1978 y 1979. La Revolución Islámica disolvió la SAVAK y la reemplazó con la SAVAMA. Fue ejecutada después de la revolución, según fuentes estadounidenses y fuentes iraníes exiliadas, por el general Hossein Fardoust, que fue jefe adjunto de la SAVAK bajo el Mohammad Reza Pahlavi y un amigo de la niñez del depuesto monarca.



Farah Pahlavi ante la tumba del último Sha (El Cairo, 2008)


El sha abandonó el país y, junto a su familia, se exilió en diversos países, Marruecos, Bahamas, México, Estados Unidos, Panamá y, finalmente Egipto, donde fueron acogidos como invitados de Anwar Sadat. El último sha murió de cáncer el 27 de julio de 1980 en El Cairo, donde fue enterrado en una ceremonia, que según Jehan Sadat, nunca se había producido antes en cuanto a solemnidad y grandiosidad. La Shahbanu viuda estaba a la cabeza.

A su muerte, su hijo el príncipe Reza Pahlavi le sucedió in absentia, como heredero de la dinastía Pahlavi. Pahlavi y su esposa viven en Estados Unidos, en Potomac, Maryland, con tres hijas.


Jefes imperiales de la dinastía Pahlavi (1925-1979)

15 de diciembre de 1925-16 de septiembre de 1941: Reza Pahlavi, hijo de Abbas Ali (1878-1944)

16 de septiembre de 1941-11 de febrero de 1979: Mohammad-Reza Pahlavi, hijo de Reza Pahlavi (1919-1980)



La última foto oficial del Sha y su consorte (16 de enero de 1979)

Jefes post-imperiales de la dinastía Pahlavi (1979-presente)

11 de febrero 1979-27 de julio de 1980: Mohammad-Reza Pahlavi, hijo de Reza Pahlavi (1919-1980)

27 de julio de 1980-27 de julio de 1981: Farah Pahlavi, esposa de Mohammad Reza Pahlavi (1938 - )

27 de julio de 1981-Presente: Reza Pahlavi II, hijo de Mohammad Reza Pahlavi (1960 - )

martes, 21 de febrero de 2012

La monarquía y los títulos reales de Irán

La monarquía en Irán fue una de las más duraderas del mundo. Tuvo muchas transformaciones a lo largo de los siglos, desde los días del imperio persa hasta el establecimiento del moderno Irán. La moderna monarquía iraní fue establecida en 1502 después de que la dinastía de Safavid cayera bajo el Sha Ismail I y terminara la "cuarta era supuesta" de la fragmentación política. La monarquía fue suprimida en 1979 cuando una revolución conducida por el Ayatollah Khomeini ejerció presión sobre Mohammad Reza Pahlavi, el último Sha, quien se exilió y se estableció una república islámica en su lugar.


Emblema de Irán bajo la Dinastía Pahlavi (1925-1979)


El Sha de Irán era el soberano hereditario de la monarquía iraní, aunque el título, cuando es utilizado por los occidentales hoy, se refiere generalmente a Mohammad Reza Pahlavi. Según el orden real de la precedencia, el Sha era igual en estado a un emperador. Durante gran parte de su existencia, la monarquía iraní fue una monarquía absoluta, aunque a principios del siglo XX y después de la Segunda Guerra Mundial hubo tentativas para convertirla en constitucional.


Las dinastías gobernantes de Persia e Irán son las siguientes:


§ Dinastía Aqueménida: 559-330 a.C.
§ Dinastía Argéada: 330-312 a.C.
§ Dinastía Seléucida: 312-129 a.C.
§ Dinastía Arsácida: 247 a.C.-228
§ Reyes Sasánidas: 224-651


Período islámico antes de 820:


§ Califato Ortodoxo: 631-661
§ Califato Omeya: 661–750
§ Califato Abasí: 750-1258


Luego de 1506:

§ Dinastía Timúrida: 1370–1506
§ Turcomanos: 1375–1508
§ Imperio Safávida: 1501–1736
§ Dinastía Hotaki: 1722-1729
§ Dinastía Ashfárida: 1736–1796
§ Dinastía Zand: 1750–1794
§ Dinastía Qajar: 1794–1925
§ Dinastía Pahlavi: 1925–1979




Bajorrelieve en Persépolis de un faravahar (símbolo del zoroastrismo y también de la nación iraní hasta que la religión oficial fue el Islam).



El Emperador



Shah o shahanshah (literalmente, "Rey de Reyes") era el título de los emperadores o reyes persas. Incluye los gobernantes del primer imperio persa, la dinastía Aqueménida, que unificó Persia y creó un vasto imperio intercontinental, así como los gobernantes de las dinastías sucesivas. El título fue también ampliamente utilizado más adelante por los emperadores del subcontinente indio, incluyendo los del Imperio Mogol. Por ejemplo, el tercer emperador de Mughal, Akbar el Grande (1542-1605), era conocido formalmente como "Shahanshah Akbar-e-Azam".


El título completo de los gobernantes aqueménidas fue Kshatriya Kshatriyanamah, "Rey de Reyes" en persa antiguo, correspondiente al persa medio šāhān šāh, literalmente "rey de reyes" y el persa moderno shāhanshāh (شاهنشاه). En griego, esta frase se traduce como "βασιλεύς τῶν βασιλέων (basileus tōn basiléōn)","rey de reyes", equivalente a emperador. Ambos términos eran acortados a menudo a sus raíces: sha y basileus.


Shahanshah Xerxes con Artemisa I de Halicarnaso, Gran Almirante de la Armada Imperial Persa, en Persépolis.



En las lenguas occidentales, Shah se utiliza a menudo como una representación imprecisa de shāhanshāh. El término fue registrado por primera vez en inglés en 1564 como un título para el rey de Persia, con la ortografía "Shaw". Durante mucho tiempo, los europeos pensaron que Shah era un particular título real en lugar de un título imperial, a pesar que los monarcas de Persia se consideraban como emperadores del Imperio Persa (más tarde, el Imperio de Irán). La opinión pública europea cambió en la época napoleónica, cuando Persia fue un aliado de las potencias occidentales deseoso de hacer que el sultán otomano liberara su dominio sobre diversas partes (principalmente cristianas) europeas del Imperio Otomano y los emperadores occidentales (cristianos) había obtenido del Imperio Otomano el reconocimiento de que sus tratamientos imperiales occidentales iban a ser representados en turco como padishah.


El último Sha de Persia, Mohammad Reza Pahlavi, adoptó oficialmente el título Shâhanshâh y, en las lenguas occidentales, su representación como "Emperador".




Mohammad Reza Pahlavi, Shahanshah de Irán, con su vestimenta de coronación.



La Emperatriz



Shahbanu término persa usando la palabra Shah y el sufijo –banu ("señora"), significa Emperatriz. Fue un título conferido solo a la tercera consorte de Mohammad Reza Pahlavi, Farah Diba, en 1967, la primera emperatriz en ser coronada en Irán desde la invasión árabe del siglo VII. Las dos emperatrices Sasánidas, Purandokht y su hermana y sucesora Azarmidokht, en 630 y 631, fueron las dos últimas en portar el título antes de Farah Diba.


El título sasánida para Shabanu era bâmbişnân bâmbişn, que significaba “Reina de Reinas”, y era usado por la esposa principal del monarca para distinguirla de otras reinas de la familia real.


Hoy, SMI la Emperatriz Farah recibe el título por cortesía, así como otros países permiten a los miembros de la realeza usar, informalmente, títulos conectados con sus monarquías ya abolidas, pero no tiene más validez en Irán. De acuerdo a reglas pre-revolucionarias, Yasmine Pahlavi, consorte de Reza Pahlavi, Príncipe Heredero de Irán, llevaría actualmente este título.





Moneda de oro con la efigie de la Emperatriz de Irán (Farah Pahlavi)


Los Príncipes



Shahzada (en persa, Šāhzādé) es un príncipe de la sangre en el imperio de un Sha, siendo un término derivado de Shah con el sufijo patronímico persa -zāde o -zāda, "hijo, descendiente"; también significa un príncipe Gujarati (grupo étnico que pueden trazar sus ancestros al estado de Gujarat, en India). Sin embargo, los exactos tratamientos completos pueden diferir en las tradiciones cortesanas de cada reino de un shah. Los descendientes femeninos o princesas se llaman Shahzadi.


Así, en Oudh, India, solo los hijos del soberano shah bahadur son, por derecho de nacimiento, tratados "Shahzada [título personal] Mirza [nombre propio] Bahadur", aunque este tratamiento también podría extenderse a determinados nietos e incluso a más parientes. Otros descendientes varones del soberano en línea masculina eran tratados simplemente "Mirza [nombre propio]" o "[nombre propio] Mirza". Esto incluso podría aplicarse a dinastías no musulmanas. Por ejemplo, los hijos más jóvenes del maharajá gobernante Sij de Punjab eran tratados "Shahzada [nombre propio] Singh Bahadur". La variación shahajada, "hijo de Shah", tomada del título mogol Shahzada, es el título de príncipe usado generalmente por los nietos y descendientes varones de un soberano de Nepal, en la línea masculina.


Los hijos de Soltan Ahmad Shah Qajar, Príncipe Heredero de Irán de la dinastía Qajar: la Princesa Homayoundokth de pie, el Príncipe Fereydoun Mirza al centro, a la izquierda de éste la Princesa Maryamdokht y a la derecha la Princesa Irandokht.



Para el heredero del trono real de un sha persa eran usados títulos más específicos conteniendo el elemento clave Vali Ahad, además de shahzada, donde sus hermanos menores disfrutaban de este tratamiento. Bajo la dinastía Qajar, el tratamiento completo era Vala Hazrat-i-Humayun Vali Ahad, Shahzada (nombre propio) Mirza…, esto es, “Su Augusta e Imperial Alteza el Heredero de la Corona, Príncipe…”


Shahdokht (en persa, Šāhdoxt ) es también otro término derivado de sha usando el sufijo patronímico persa -dokht "hija, descendiente femenina", para tratar a las princesas de las casas imperiales.



Uso de los títulos


§ Emperador: el nombre real, seguido por Shahanshah de Irán, con el tratamiento de Su Majestad Imperial
§ Emperatriz: Shahbanu, seguido por su primer nombre, seguido por "de Irán", con el tratamiento de Su Majestad Imperial.
§ Hijo mayor: Príncipe Heredero de Irán, con el tratamiento de Su Alteza Imperial
§ Hijos menores: Príncipe (Shahpur o Hijo del Rey), seguido del nombre y apellido (Pahlavi), y el tratamiento de Su Alteza Imperial.
§ Hijas: Princesa (Shahdokht o Hija del Rey), seguido del nombre y apellido (Pahlavi) y el tratamiento de Su Alteza Imperial.
§ Hijos de la hija del monarca: usan otra versión de Príncipe (Vala Gohar) o Princesa (Vala Gohari), que indican descendencia en la segunda generación a través de la línea femenina y utilizan el tratamiento de Su Alteza. Esto es seguido por su primer nombre y el apellido del padre, fuera real o plebeyo. Sin embargo, los hijos de la hermana del último Sha, Fatemeh, quien se casó con un empresario estadounidense, tienen apellidos Pahlavi Hillyer y no utilizan ningún título.


El Príncipe Reza Pahlavi y su hermana, la Princesa Farahnaz.